Blog Widget by LinkWithin

lunes, 28 de enero de 2013

Un apunte sobre 'Taberneros'

Cuando reescucho ahora La Zona Sucia (2011) no me parece ya un disco tan menor en la discografía del asturiano como en su momento y es que casi todas sus canciones han acabado teniendo un hueco en mi corazoncito de fan (de esos que siempre dicen que cualquier tiempo pasado fue mejor, sí).

Desde el primer momento 'Taberneros' fue una de las canciones que más nos llamaron la atención a todos: la melodía, los coros de Pauline en la Playa, las estrofas con referencias a otras canciones, el desagarro con que Nacho interpretaba en directo ciertas partes, etc. Creo que pronto se convirtió en la favorita del disco junto con 'El mercado de Sonora', ambas las canciones más coreadas en la gira de aquel año.



Quisiera y no quisiera, son dos cosas diferentes:
quisiera que me quisieras
y yo no quisiera quererte.
Pero en vida no suele ocurrir
lo que uno quiere que ocurra
y tú te fuiste detestándome
y yo hoy te quiero mas que nunca. 
(...) 
Hoy soñé que te tenia
otra vez entre mis brazos
de saber que no era más que un sueño,
no me habría despertado.
Así que si hoy amaneces,
y los pies te están doliendo
es porque estuviste toda la noche
caminando por mis sueños.


En el desguace del disco que Miguel Barrero colgó en su blog y del que ya hablamos, explica bastante bien el origen de la canción (como curiosidades: el pueblo donde Vegas escuchó esa canción fue en la Borbolla, Llanes y Taberneros es un restaurante de Madrid que está en la calle Santiago 9 y que aparece momentáneamente en el videoclip de 'La gran broma final'):

En un periodo de descanso en el occidente asturiano, Vegas escuchó una canción tradicional de la zona de Llanes que decidió aprovechar para el repertorio del que iba a ser el segundo disco de Lucas 15 –el grupo paralelo que formó con Xel Pereda, Manu Molina, Luis Rodríguez y Chus Naves y que se dedica a reelaborar el repertorio popular de Asturias en clave de rock–. Sin embargo, el retraso en la preparación de aquel trabajo –que, a día de hoy, sigue siendo sólo un proyecto– hizo que el cantautor decidiera utilizarlo en La zona sucia. Añadió estrofas a la letra original, cambió cosas, rehízo su sentido y llamó a Alicia y Mar Álvarez, componentes de Pauline en la Playa y compañeras de viaje desde los años del Xixón Sound, para dar forma definitiva a una de las grandes joyas de este nuevo elepé: el tema más largo del disco, con versos bellísimos y alusiones («Dime, ¿pensarás solamente un poco en mí /cuando mires el Mondúber?») que remiten a El manifiesto desastre y constituyen una pieza más en ese rompecabezas autobiográfico que es la discografía de Vegas.

Pero en la gran mayoría de entrevistas que le realizaron ese año no dejó de repetir que había utilizado unos versos de Martín López-Vega sin saber que eran de él. ¿Qué versos? ¿Y cómo no sabía que eran suyos?

Martín publicó hace ahora 13 años un libro titulado Equipaje de mano (Acuarela, 2000) que era un libro de traducciones, versiones y juegos. A Nacho le gusta la poesía y además Martín también es asturiano. Además el libro se publicó en su momento en Acuarela y aunque actualmente está descatalogado no es descabellado que en esos 10 años Jesús Llorente le regalara un ejemplar.

En una entrevista realizada en la Revista Teína (únicamente accesible a traves de la caché de Google)  Martín responde sobre la ficcionalidad de uno de los autores de la antología o algunos de los poemas.

En el apartado dedicado a los poetas japoneses aparece un poema atribuido a Marichiko, que en realidad no es sino una invención del poeta estadounidense Kenneth Rexroth. En este juego de máscaras en el que a veces se convierte la ficción, ¿te has sentido tentado en algún momento de la realización de esta antología a inventarte un alter ego, como Rexroth hace con Marichiko? 

Sólo contestaré a esta pregunta en presencia de mi abogado. Si le dicen que Fan Yue no está en ninguna antología de poesía china, o que algunos poemas indios tampoco le suenan a algún experto, no les haga caso. Yo, por lo menos, pienso negarlo todo.


El supuesto autor del poema es Otomo no Yakamochi, un poeta japonés que vivió en el siglo IX y el título del poema es 'Si cada mañana'. Aunque en este caso el poema es de Martín López-Vega que le atribuye a él la autoría. Cualquiera que leyera el poema y que no entendiera el juego de la traducción o de la versión, incluido Nacho Vegas, pensaría que es un poema tradicional japonés.

Otomo no Yakamochi
SI CADA MAÑANA 
No te extrañe si cada mañana
despiertas con los pies cansados:
habrás estado toda la noche
caminando descalza por mis sueños.


Quizá si desde un primer momento Nacho hubiera sabido que esos versos eran de Martín y no de Yakamochi no los hubiera acabado incluyendo en 'Taberneros' (ya que originariamente la idea era incluir dicha canción en Lucas 15  (2008) donde todo es de origen tradicional) y la canción hubiera acabado siendo diferente y, en mi opinión, menos redonda a pesar de quizás la excesiva repetición del estribillo. El resultado fue una de las canciones del asturiano más interesantes de los últimos tiempos y que va ganando con los años, las escuchas y la distancia. 

3 comentarios:

Anónimo 30 de enero de 2013, 22:57  

Buen post! Muy interesante, así que de ahi venía esa línea tan bonita

Anónimo 4 de marzo de 2013, 21:13  

traigo un regalico ;) : http://www.youtube.com/watch?v=sAguOAsyqhw


J.G

Anónimo 20 de marzo de 2013, 0:24  

Gracias J.G!!! :D

Volver ARRIBA